Páginas

miércoles, 7 de mayo de 2014

Mi clase de gente


Hace años, en una reunión en la iglesia, el pastor Ray Stedman leyó desde el púlpito el texto del día: «… No se engañen a sí mismos. Los que se entregan al pecado sexual o rinden culto a ídolos o cometen adulterio o son prostitutos o practican la homosexualidad o son ladrones o avaros o borrachos o insultan o estafan a la gente: ninguno de ésos heredará el reino de Dios. Algunos de ustedes antes eran así…» (1 Corintios 6:9-11, ntv).

Entonces, levantó la mirada, con una sonrisa desconcertada en el rostro, y dijo: «Solo por curiosidad. ¿Cuántos de ustedes tienen uno o más de estos pecados en su pasado? Si así fuera, ¿podrían ponerse de pie?».
Entre nosotros, había un jovencito que nunca antes había estado en la iglesia. Había aceptado a Cristo hacía poco en una campaña de Billy Graham y ese domingo había ido a la iglesia con temor y temblor, sin saber qué encontraría. Tiempo después, me dijo que cuando escuchó la pregunta del pastor, miró a su alrededor para ver si alguien más se ponía de pie. Al principio, nadie lo hizo, pero poco a poco, la mayor parte de la congregación se levantó. Entonces, se dijo: «¡Esta es mi clase de gente!».
Todos podemos encontrarnos en la lista de Pablo de 1 Corintios. Pero cuando confesamos nuestro pecado y aceptamos el regalo de vida eterna que nos otorgó la muerte de Jesús, nos transformamos en una nueva criatura salvada por gracia (Romanos 6:23; 2 Corintios 5:17).