Páginas

jueves, 24 de abril de 2014

¿ES HORA DE REPENSAR LAS MISIONES EN LA ERA DIGITAL?

A través de los años la iglesia no ha escatimado esfuerzos para cumplir con la Gran Comisión dada por nuestro Señor Jesucristo de llevar las buenas nuevas a las naciones. La pregunta que pone sobre el tapete Phil Cooke, de Charisma News es: ¿Es hora de repensar las misiones en la era digital en que vivimos?.
En esta interesante reflexión,  Cooke señala que, La Biblia es muy clara sobre el mal, y no hay duda que el enemigo no se detendrá ante nada para destruir al pueblo de Dios. Sin embargo, y según su experiencia, la gran mayoría de los pastores y líderes no están reconociendo una nueva, pero muy eficaz herramienta en el arsenal del enemigo: la distracción.
Cooke plantea que la cultura digital de hoy ha traído una gran comodidad. ¿Quién no ama su iPhone, Android o iPad? La capacidad de conectarse instantáneamente con miles de personas a través de los medios sociales ha demostrado ser una poderosa manera de compartir el cristianismo con la cultura.
Pero junto con la comodidad viene algo mucho más siniestro de lo que pensamos: distracción.
La persona promedio de hoy está expuesta a entre 3.000 y 5.000 mensajes de los medios de comunicación todos los días. El servicio de televisión por cable cuenta con cerca de 500 canales. El año pasado, se publicaron 300.000 libros, con otros 3 millones de auto-publicación. Más de 60 horas de vídeo se suben a YouTube cada minuto. Los estudios de Hollywood lanzaron cerca de 1.000 películas sólo el año pasado. Casi el 40 por ciento de los días del empleado promedio se gasta en enviar o recibir correos electrónicos. Aún más grave, los estudios revelan que la distracción de los medios sociales está destruyendo rápidamente los hábitos de estudio de esta generación de estudiantes. De anuncios de radio y televisión, vallas publicitarias, anuncios en internet, revistas, redes sociales y más, que, literalmente, nos están abrumando.
Ante esta realidad, Cooke lanza la siguiente pregunta y luego comparte el siguiente análisis: “Entonces, ¿qué tiene todo esto que ver con la la influencia de la iglesia en la cultura?”
Digamos que el pastor típico enseña en una congregación una o dos horas a la semana. ¿Cómo esas dos horas comparan con el impacto de las calificaciones de televisión de Nielsen que indican que en el hogar promedio en Estados Unidos se ven cerca de 8 horas y 18 minutos de televisión al día? (Y nos preguntamos por qué estamos perdiendo la batalla por los corazones y las mentes de esta generación.)
La simple verdad es que necesitamos desesperadamente  volver a examinar la Gran Comisión a la luz de la cultura digital de hoy día. Y si usted piensa que esto no es grave, considere esto: Hace unos años, el diario Los Angeles Times informó sobre un estudio del teléfono móvil realizado en Corea que indicaba que los adolescentes en ese país hacían hasta 94 llamadas de teléfono celular por día. Mientras que no es concluyente, algunos investigadores están empezando a vincular el aumento de las tasas de depresión con el alto uso del teléfono celular. En pocas palabras, esta generación valora su “tiempo digital” más que su “tiempo de las personas”, lo que resulta en un menor número de relaciones personales o conexiones reales con amigos y familiares.
Me encantan los notables avances que la tecnología digital nos ha traído, pero al mismo tiempo tenemos que ser conscientes de cómo la tecnología está afectando nuestro comportamiento y socavando la influencia de la iglesia. Y tenemos que encontrar nuevas e innovadoras formas de aprovechar la tecnología para involucrar a una cultura no-creyente.
Históricamente, el cristianismo siempre ha tenido una relación de amor / odio con la cultura, en particular los medios de comunicación. La innovación y la tecnología han sido más propensas a percibirse más como una amenaza que como un amigo. Hace siglos, la Iglesia Católica se levantó contra el fantasma de la imprenta, por temor a la capacidad del hombre común de leer la Biblia por sí mismo y que podría socavar la autoridad de la iglesia. Desde entonces, la iglesia ha aprendido algunas lecciones importantes. En 1833 la editorial más grande de América, Harper and Company, se jactó de tener una prensa de impresión con un caballo de fuerza y siete prensas de mano, y la American Bible Society de poseer 16 nuevas máquinas de la más alta tecnología, de vapor y 20 prensas de mano.
A principios del siglo 20, la iglesia adoptó los medios de cine y la radio, luego la televisión y ahora la Internet y los medios sociales. Pero en la gran mayoría de los casos, no estamos usando las plataformas más allá de las paredes de la iglesia. En cambio, estamos viviendo dentro de una burbuja. A partir de nuestros propios sitios web cristianos, editoriales, sellos discográficos, cadenas de televisión, universidades y mucho más, en los últimos 50 años se ha producido una retirada extraordinaria de las iglesias históricas y un regreso a la burbuja cerrada, protectora.
Tal vez la iglesia no está perdiendo su voz, tal vez es que lo compartimos. Pero este enfoque es la antítesis de la vida que Jesús vivió. Nunca defendió burbujas protectoras o se apartó de los desafíos de la cultura alrededor de él. Él pasó su vida donde estaba la gente, en el mercado, las reuniones sociales o el Templo. No tenía miedo de responder a las preguntas difíciles.  Pero hoy, cuando se trata de la cultura que nos rodea, la iglesia es mucho más probable que proteste, critique y condene en lugar de realmente participar.
Cooke lanza en su artículo una pregunta retadora: “¿Cómo podemos recuperar nuestra voz en la cultura distraída de hoy?”
Para acabar con el desorden y conseguir que su mensaje sea escuchado por su congregación, la mayor comunidad o el mundo, recuerde estos cinco principios fundamentales:
1. Asuntos de percepción. Para volver a comprometer a la cultura digital de hoy, tenemos que entender el poder de la percepción. En una cultura digital, la percepción cuenta y, sucede en un abrir y cerrar de ojos.
El equipo creativo de Cooke Pictures (cookepictures.com), con sede en Burbank, California, descubrió que entre 300 – a 500 canales de televisión, la mayoría de las personas sólo toman dos o tres segundos para decidir qué canal ver. No es muy diferente de decidir el próximo libro que leerás o la iglesia que asistir. En un mundo de posibilidades casi ilimitadas, su fracción de segundo, la percepción inicial, es fundamental. La distracción menor es todo lo que se necesita para desviar a las personas. ¿Con qué frecuencia se encuentra con alguien a comer y pone su dispositivo móvil en la mesa por si acaso recibe un correo electrónico importante, texto o una llamada telefónica? Hoy vivimos en un estado de continua atención parcial.
Como resultado de ello, creo que lo más valioso del siglo 21 será una atención no fragmentada. ¿Cuándo fue la última vez que sintió que un amigo, compañero de trabajo o incluso su cónyuge estuvo totalmente de lleno en su conversación? Este no es el mundo que me gustaría, pero es el mundo en que vivimos. La conclusión es que no importa lo poderoso y ungido que sea el mensaje si usted no puede lograr que se concentran a escuchar una vez que llegan.
2. En un mundo digital, las noticias corren rápido. Jeff Bezos, fundador de Amazon.com dice que hace unos años, si un cliente tenía una mala experiencia con una empresa, se quejaba a siete de sus amigos. Pero hoy día a través de los medios sociales, puede presentar una queja ante 7.000 amigos. En un mundo de correo electrónico y mensajes de texto, no se puede dejar atrás su reputación. ¿Qué se dice acerca de su iglesia o ministerio? Averigüe. Empiece a pensar menos en Google como motor de búsqueda y más como una herramienta para la gestión de la reputación.
3. A lo largo de la historia, los cristianos han dado lugar en las artes, las letras, la ciencia, la academia y la política, y hoy necesitamos líderes creativos más que nunca. Y el enfoque más creativo es a menudo el enfoque simple. Por ejemplo, su diseño del sitio web se termina cuando se ha eliminado todo lo que sea posible. Mantenga su sitio limpio, simple y al grano. Nosotros sinceramente creemos que cuanta más información nos meten en nuestros sermones, páginas web y folletos, más se va a ayudar a comunicar nuestro mensaje. Pero Jesús no complicó excesivamente sus historias, y tampoco debemos hacerlo nosotros.
4. Es hora de repensar “las misiones.” Mientras escribo esto, Facebook tiene más de 1 mil millones de miembros, que por la población lo hace el tercer país más grande en el mundo, en algún lugar entre la India y los Estados Unidos. ¿Quién está enviando misioneros a ese país? ¿Quién está plantando iglesias allí? Para ser eficaz en una cultura mediática, tenemos que dejar de pensar en las misiones sólo en términos geográficos y empezar a pensar de forma virtual.
Si bien siempre se necesitarán misioneros tradicionales, recibimos solicitud tras solicitud de organizaciones misioneras de todo el mundo para un desarrollador, editor de corto plazo vídeo en la web, fotógrafo, profesional de tecnología y más. La financiación de un alcance tan innovador será un reto, pero ayudará a cambiar nuestra forma de pensar sobre el futuro de las misiones.
5. Debemos ser estratégicos. Los medios sociales son una herramienta mucho más poderosa que simplemente dejar que los miembros de su iglesia sepan que está en Starbucks. En mi libro “Unique”escribo sobre historias extraordinarias de las iglesias locales que utilizan los medios sociales para crear “embajadores de marca” que comparten sus propias historias de transformación con sus amigos y seguidores. Por ejemplo, Kristen Tarsiuk, director de comunicaciones de la Iglesia Oasis en Los Angeles, ha utilizado las redes sociales para atender a las mujeres que luchan con trastornos de alimentación, orar con las personas que han perdido seres queridos, compartir el evangelio a nivel mundial, y ayudar a la gente fuera de Los Angeles a encontrar una iglesia local.
La clave es entender que las redes sociales no se trata de “comercializar” su iglesia o mensaje, se trata de “conectar” con la gente que quiere que su historia sea parte de su historia. Hacer la conexión no se produce al azar, sino a través de un plan intencional, estrategia que favorezca la conexión.
 El gran reto de la iglesia de hoy es estar hablando en una cultura que cada vez más nos percibe como una pieza de museo inaccesible e irrelevante. En un mundo donde  los libros más vendidos se titulan “Dios no es bueno”, y la hostilidad hacia la fe es defendida por gran parte de la cultura, tenemos que reaccionar de manera diferente si queremos involucrar a los corazones y las mentes de los que nos rodean.
Las nuevas reglas de la comunicación en el siglo 21 tratan de abrirse paso a través del desorden y la conexión. Los medios de comunicación hoy en día son interactivos, y una nueva generación ha crecido entendiendo que es una conversación de dos vías. Después de todo, escogen la próxima American Idol por mensajes de texto en su teléfono celular, por lo que saben que tienen el poder. Ese tipo de compromiso es transformar la educación, los negocios, la política y la iglesia también.
Hace una generación, un pastor local podía predicar toda su vida y su mensaje nunca iba más allá de la línea de condado. Hoy mis seguidores de Twitter se extienden desde los Estados Unidos a África, India, Rusia, Australia, América del Sur y más. Bajo ese tipo de escrutinio,  tenemos que compartir nuestra fe con la integridad, la verdad y la honestidad.
Hace dos mil años, un grupo pequeño, oscuro, marginal, siguiendo las enseñanzas de Jesús se convirtió en la fuerza religiosa dominante en el mundo occidental. Ellos no tienen el poder político, un ejército o de gran riqueza. Pero ellos entendieron cómo cambiar la percepción de Roma, lo que les permitió finalmente impactar el mundo.
¿Qué pasa hoy?
El mensaje es el mismo, pero la forma en que lo comunique en la cultura digital distraída de hoy determinará si tenemos el mismo impacto.
POR ARADI RIVERA
Fuente: cristianos.com, (2014), ¿Es hora de repensar las misiones en la era digital?,  febrero 21 de 2014, http://cristianos.com/2013/05/06/es-hora-de-repensar-las-misiones-en-la-era-digital/. Imagen: google